La práctica tradicional de Hatha Yoga es holística por naturaleza; es decir, abarca no sólo los aspectos físicos de la práctica yóguica (como asanas o posturas y mudras), sino también de la respiración, la meditación y la purificación espiritual.
En la práctica occidental moderna, sin embargo, el Hatha Yoga se enseña como una práctica física y típicamente se utiliza un acercamiento básico a la enseñanza de las posturas de yoga y los ejercicios de respiración.El Hatha
Yoga puede ser practicado por cualquier persona, independientemente de su edad, religión, sexo o condición física; ya que el profesor de yoga se encargará de guiar correctamente en la práctica para que puedas adaptarla a
tu propio cuerpo sin miedo a sufrir lesiones o perjudicarte si ya existe alguna patología o dolor.
Hay una gran cantidad de beneficios por hacer Hatha Yoga; tienes flexibilidad, fuerza muscular y tonificación, liberas estrés, mejorar tu postura corporal… la lista sigue y sigue.
Pero uno de los beneficios más importantes de este estilo de yoga es que puede hacerse por cualquier persona y hace un gran trabajo en introducir a los principiantes al maravilloso mundo del yoga.